CUIDADOS A PARTIR DE LOS 40 PARA ELLAS


 Los 40 es considerada por muchas personas los nuevos 30.

En los 40, las mujeres experimentan una serie de cambios que se desencadenan con alteraciones hormonales que conllevan transformaciones físicas y psicológicas importantes. Por lo tanto, si se quiere mantener la salud, es necesario establecer una serie de hábitos acordes al nuevo cuerpo.

A continuación, exponemos 7 consejos primordiales de cuidados para la mujer a tener en cuenta una vez se pasa la barrera de los 40:

1.-Empieza por mimar tu piel

El principal problema dermatológico que podemos encontrar a partir de los 40 es la pérdida de colágeno; como consecuencia, aparecen unas arrugas de expresión más marcadas, que son las que se tienen desde siempre, como las que salen al sonreír, y las arrugas producidas por el envejecimiento cronológico, las que se aparecen con la edad”. ¡Pero chicas, no os alarméis! Muchos productos están diseñados para mimar la piel en esta etapa de la vida. Escoge una hidratante que estimule la función celular, utiliza contorno de ojos y pásate a las cremas reafirmantes de cuello y escote. Además, presta más atención a la limpieza facial y a la exfoliación.

2.-Cuida tus ojos

No somos indiferentes al paso del tiempo, y una de las cosas que más comprometidas se ven a partir de los 40 es, precisamente, la vista.

La vista cansada es uno de los síntomas más frecuentes a esta edad: si cada vez te cuesta más leer un libro, diferenciar las letras de la pantalla del móvil o utilizar un ordenador durante mucho tiempo, o conducir de noche te molestas las luces de los coches que vienen en sentido contrario, sabrás a qué nos referimos.

Por suerte, existen muchas opciones para acabar con este problema fácilmente, como las lentillas multifocales, diseñadas para proporcionar una visión clara e ininterrumpida de cerca, a media distancia y de lejos.

Además, hoy en día hay unas gafas de diseño estupendas que quedan muy bien a los diferentes tipos de caras y sirven como complemento a la hora de vestir. Puedes combinar lentillas y gafas según te apetezca.

3.-Cambia tus hábitos alimenticios

Bajar de peso se complica a partir de los 40 porque el metabolismo se ralentiza.

Así que lo más recomendable para estar en forma a esta edad establecer unos buenos hábitos alimenticios que te hagan sentir mejor tanto por dentro como por fuera. Toma más fruta, más verdura y más proteínas y evita las grasas saturadas y los azúcares añadidos.

4.-Descansa más y mejor

Intenta descansar al menos 7 u 8 horas cada noche y tendrás la vitalidad necesaria para tu día a día. Además, tu piel y tu estado de ánimo te lo agradecerán.

5.-El calcio y las vitaminas, imprescindibles

El metabolismo  disminuye  y se empieza a acumular grasa, sobre todo en el abdomen, y se produce un déficit de vitamina D y de calcio. Lo que provoca una pérdida de masa ósea que puede desembocar en una osteoporosis. Por eso es fundamental asegurar un aporte adecuado de calcio y vitamina D mediante una buena alimentación, que incluya lácteos. Pescado azul y verduras.

Aumenta la aportación de Vitamina E en tu organismo ya que ayuda a reactivar la producción de colágeno y que mejora la elasticidad y el flujo sanguíneo.

6.-Nunca es tarde para empezar a hace deporte

Plantéate hacer ejercicio si nunca lo habías hecho.  Los 40 pueden ser la etapa perfecta para realizar una actividad física moderada (gimnasio, natación, caminar 40 minutos al día, bicicleta, etc.).

Para evitar la rigidez de los huesos y articulaciones también puedes optar por practicar actividades como pilates o el yoga que te ayudarán a mantener una buena musculatura.

7.-Ejercita tu mente

Culturiza tu mente apostando por la lectura de temas que te apasionen. Normalmente en esta etapa, se disfruta de más tiempo libre para disfrutar de actividades que te gusten ( ir a museos, exposiciones, apuntarte a un curso que siempre quisiste hacer o aprender un idioma.

Manteniendo la mente activa aumentarás el bagaje cultural, activarás tus capacidades mentales y lo más importte ¡gozarás de lo lindo!

Una dieta adecuada, buenos hábitos de alimentación y la práctica regular de actividad física son tres factores fundamentales para garantizar el bienestar del cuerpo.

Cada década de nuestra vida hay que vivirla con intensidad, siempre ver la parte positiva de envejecer y, sobre todo, poner en práctica los cuidados de la salud y cada etapa para velar por un bienestar y una calidad de vida maravillosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *